Por qué no logro bajar de peso

 

 

Suena increíble pero comer poco y pasar hambre no implica adelgazar. Si eres demasiado restrictivo con tu dieta, lo que puede provocar es una ralentización de tu metabolismo y, en consecuencia, un aumento de la dificultad para perder peso.

Esto pasa por adaptación, es supervivencia, si le damos muy poco a nuestro cuerpo debe sobrevivir y en consecuencia decidir reducir su gasto calórico diario (metabolismo basal) para poder seguir con su día a día. No debes permitir que esto suceda.

¿Qué puedo hacer?

Es cierto que muchas personas no consiguen adelgazar a pesar de comer poco. Probablemente porque, aunque coman poco, a veces ingieren más calorías de las que creen. Pero también es cierto que muchas veces “acostumbramos” a nuestro cuerpo a comer poco y este se las arregla para mantenerse con cada vez menos comida.

Nuestro cuerpo está diseñado para sobrevivir. No importa cuánto peso tengas, tu cuerpo no es capaz de “reconocerlo” o remediarlo. Adelgazar es un ataque a nuestro organismo y este se defiende como puede.

Motivo 3: Pasas muchas horas sin comer

Cuando esto pasa comes con mucha hambre y compulsivamente, lo que te lleva a comer en exceso y cuando te das cuenta que estás lleno, realmente lo estás que revientas también , cuando llega mucha comida al cuerpo a la vez, utiliza lo que puede en el momento, pero debe almacenar el resto, y en consecuencia, acumulas grasa día tras día.

Necesitamos un déficit energético acumulado de 7000-7500 Kcal para perder 1 kilo de grasa corporal.

Aumenta tu apetito y come más

La falta de sueño puede contribuir a cambios en las hormonas del hambre 4 5

Las hormonas del hambre tienen un nombre, se llaman: Leptina y Grelina.

Problemas del síndrome metabólico

Por otro lado, existe lo que se denomina síndrome metabólico. Es muy común en nuestra población y, según una publicación en The Journals of Gerontology, interfiere con la capacidad del organismo para mejorar o controlar los niveles de azúcar en la sangre. En consecuencia, se almacena más grasa de lo previsto.

Y no solo hay que tener en cuenta este síntoma; también si hay más grasa en el abdomen que en otras partes del cuerpo o si los triglicéridos están demasiado altos. Preste atención a la presión arterial.