Cómodo y natural

Pérdida de peso, dietas, ejercicios para adelgazar, quemar grasa, suplementos. ¿Han oído hablar de estos temas alguna vez? ¡Es broma! Se ha escrito tanto sobre este tema, durante la era moderna, que si se compara, la enciclopedia británica parecería un pequeño libro de bolsillo.
No quiero desacreditar ni subestimar la eficacia de muchas dietas y ejercicios para adelgazar, no es mi intención. Sólo quiero dar a conocer lo difícil que es aplicar el método correcto. Difícil porque deben coincidir de manera exacta diferentes factores para obtener un resultado exitoso.
Por ejemplo, haces una dieta personalizada, de acuerdo con tus necesidades particulares aplicadas por un excelente dietista, practicas los mejores ejercicios guiados por tu entrenador personal, pero cuando paras aparece el efecto rebote. Tiempo y dinero empleados se convierten en nada, sal y agua. Recaída total. A engordar de nuevo.
Dietas y ejercicios resuelven el problema. Adelgazas, obtienes una figura estupenda. Te miras al espejo y te dices, ¡Qué bien me veo! Tus familiares y amigos se quedan admirados por el cambio que has dado. ¡Qué bella silueta! Tu autoestima se eleva hasta las nubes. Te sientes el amo del mundo. Pero lo que ellos no saben es la férrea voluntad que tienes y mantienes, además del enorme sacrificio que supone abstenerse de comer y beber lo que te gusta y tener que practicar sistemáticamente los tediosos y odiados ejercicios. Y lo peor, es que si quieres mantenerte en forma tienes que hacerlo casi de por vida es como un largo castigo, una especie de cadena perpetua. Muchos están dispuestos a continuar obesos antes de abordar ese tren.
Otro ejemplo son los fármacos y suplementos que son eficaces también, pero tienen efectos secundarios. Y por último los métodos que no sirven para nada en absoluto que pueden ser hasta dañinos, y encima costar una fortuna.

Seguro se habrán dado cuenta que la palabra “salud” ha estado ausente, hasta ahora. Es que aunque estos métodos también están relacionados con la salud, de hecho, en mi opinión lo más importante del ser humano. La mayor parte del tiempo es sobrepasada por el afán de las personas de obtener una figura atlética, o sea, la estética según los cánones sitúa, a menudo a la salud en un segundo plano. ¿Quién no desea gozar de una buena salud acompañada de una silueta atractiva al mismo tiempo?
Desgraciadamente, salud y belleza no siempre van de la mano.
Todo parece indicar que vale la pena continuar gordo y con una figura no muy atractiva antes que castigarse con torturantes dietas y agobiantes ejercicios. Pero hay buenas noticias. Sí existen métodos sanos y cómodos para perder peso sin efectos secundarios, sin efecto rebote. ¡Bingo!
Después de haber experimentado durante demasiado tiempo con demasiadas dietas y ejercicios y haber gastado demasiado dinero muchas personas han llegado a la conclusión que lo más adecuado son los fármacos y suplementos elaborados a base de ingredientes cien por ciento naturales y sanos. La ingestión de fármacos con estos fines ha tenido una tendencia cada vez más creciente en la población mundial.
Investigué un poquitín y me apoyé en Google Trends para llegar a ésta conclusión.

Pérdida de peso, dietas, ejercicios para adelgazar, quemar grasa, suplementos. ¿Han oído hablar de estos temas alguna vez? ¡Es broma! Se ha escrito tanto sobre este tema, durante la era moderna, que si se compara, la enciclopedia británica parecería un pequeño libro de bolsillo.
No quiero desacreditar ni subestimar la eficacia de muchas dietas y ejercicios para adelgazar. No es mi intención en este post. Sólo quiero dar a conocer lo difícil que es aplicar el método correcto. Difícil porque deben coincidir de manera exacta diferentes factores para obtener un resultado exitoso.
Por ejemplo, haces una dieta personalizada, de acuerdo con tus necesidades particulares aplicadas por un excelente dietista, practicas los mejores ejercicios guiados por tu entrenador personal, pero cuando paras aparece el efecto rebote. Tiempo y dinero empleados se convierten en nada, sal y agua. Recaída total. A engordar de nuevo.
Dietas y ejercicios resuelven el problema. Adelgazas, obtienes una figura estupenda. Te miras al espejo y te dices, ¡Qué bien me veo! Tus familiares y amigos se quedan admirados por el cambio que has dado. ¡Qué bella silueta! Tu autoestima se eleva hasta las nubes. Te sientes el amo del mundo. Pero lo que ellos no saben es la férrea voluntad que tienes y mantienes, además del enorme sacrificio que supone abstenerse de comer y beber lo que te gusta y tener que practicar sistemáticamente los tediosos y odiados ejercicios. Y lo peor, es que si quieres mantenerte en forma tienes que hacerlo casi de por vida es como un largo castigo, una especie de cadena perpetua. Muchos están dispuestos a continuar obesos antes de abordar ese tren.
Otro ejemplo son los fármacos y suplementos que son eficaces también, pero tienen efectos secundarios. Y por último los métodos que no sirven para nada en absoluto que pueden ser hasta dañinos, y encima costar una fortuna.

Seguro se habrán dado cuenta que la palabra “salud” ha estado ausente, hasta ahora. Es que aunque estos métodos también están relacionados con la salud, de hecho, en mi opinión lo más importante del ser humano. La mayor parte del tiempo es sobrepasada por el afán de las personas de obtener una figura atlética, o sea, la estética según los cánones sitúa, a menudo a la salud en un segundo plano. ¿Quién no desea gozar de una buena salud acompañada de una silueta atractiva al mismo tiempo?
Desgraciadamente, salud y belleza no siempre van de la mano.
Todo parece indicar que vale la pena continuar gordo y con una figura no muy atractiva antes que castigarse con torturantes dietas y agobiantes ejercicios. Pero hay buenas noticias. Sí existen métodos sanos y cómodos para perder peso sin efectos secundarios, sin efecto rebote. ¡Bingo!
Después de haber experimentado durante demasiado tiempo con demasiadas dietas y ejercicios y haber gastado demasiado dinero llegué a la conclusión que lo más adecuado son los fármacos y suplementos elaborados a base de ingredientes cien porciento naturales y sanos. La ingestión de fármacos con estos fines ha tenido una tendencia cada vez más creciente en la población mundial
Investigué un poquitín y me apoyé en Google Trends para llegar a ésta conclusión. Aquí les muestro varias capturas de pantalla